Menú principal

viernes, 1 de julio de 2011

Soldados con iPad: Los 0-day para iOS se pagarán bien

“Mire, vivimos en un mundo computarizado. No puedo hacer nada en ninguna parte. No puedo recibir información... no puedo alimentarme... no puedo buscar diversiones... no puedo pagar nada, o comprobar nada, o simplemente hacer nada, sin utilizar una computadora. Y como sin duda sabrá, he sido ajustado de tal modo que soy incapaz de mirar a una computadora sin que me duelan horriblemente los ojos, o tocar una sin que se me ampollen los dedos. Ni siquiera puedo manejar mi tarjeta de efectivo, o incluso pensar en utilizarla, sin que me abrumen las náuseas. […] No quiero su ayuda ni su piedad. No deseo ser un niño indefenso en un mundo de adultos. No deseo ser un analfabeto en un mundo de gente que puede leer…” 
(Los vientos del cambio, Isaac Asimov, 1983)

Tal vez no estemos tan lejos de la angustiosa escena que pintaba Isaac Asimov en su relato “Encajar perfectamente”, en el que un hombre había sido condenado a no poder utilizar las computadoras y tenía, por tanto, que pedir ayuda a los demás incluso para las tareas más sencillas e indispensables como comprar comida o consultar la información más insignificante. La importancia de no quedarse atrás y ser capaces de integrar la tecnología y sus múltiples utilidades en nuestra vida personal y profesional es ya innegable, y en ese terreno hay que reconocer que Apple gana adeptos y apoyos cada día.

Hace unos meses comentábamos el caso de un político australiano que prometía un iPad a todos los médicos si ganaba las elecciones  (aunque finalmente las perdió), o la utilización de la tablet de Apple por el juez Bermúdez en el tribunal, preguntándonos en ambos casos sobre las implicaciones legales y de seguridad que podría tener el uso de dispositivos iPad en esos contextos. Pero últimamente Singapur parece ser uno de los países que más está apoyando el uso de esta herramienta desde sus instituciones: primero mediante un proyecto piloto para llevarlo a las escuelas y ahora con el anuncio de que dotará a su ejército con 8.000 iPad 2.


La utilidad del uso de iPad en las escuelas, las de Singapur o las de cualquier otro lugar, dependerá en último término de la capacidad de los profesionales para sacarle partido a las múltiples utilidades que ofrece la tablet de Apple, y también para integrar esas utilidades en el aula y las actividades docentes. Más interesante resulta, sobre todo desde el punto de vista de la seguridad, su utilización en el ámbito militar, aunque el apoyo de la industria militar y profesional de la seguridad a la compañía de la manzanita tampoco es algo nuevo: en noviembre de 2010 ya vimos cómo la empresa Boeing anunciaba que iba a poner a disposición del público la herramienta Datamaster de inteligencia militar y civil con soporte para iPad.

Si en su día nos preguntábamos por las implicaciones que el uso de iPad podría tener en el campo médico o el judicial, y los riesgos que podría entrañar para la privacidad de los datos sobre expedientes médicos o judiciales, las consecuencias que podría tener un ataque aprovechando una vulnerabilidad no parcheada en ese contexto podrían ser mucho mayores o el simple robo o pérdida del terminal.

Lo que es evidente es que, si el uso de iPad se generaliza en el uso militar, el precio que van a tener los 0days para sistemas operativos iOS se va a disparar, y dentro de poco las empresas de inteligencia van a tratarlos como oro. Futuro interesante al que nos enfrentamos con las tecnologías Apple.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Artículos relacionados

Otras historias relacionadas

Entradas populares