Menú principal

sábado, 17 de junio de 2017

La increíble fuente de alimentación del Apple II que marcó toda una industria


El Apple II fue una creación de Steve Wozniak. Prácticamente lo fabricó él solo desde cero, pero existía una parte del ordenador que no fue creada ni diseñada por él. Nos referimos a la fuente de alimentación. No se suele prestar mucha atención a este componente fundamental de los ordenadores, excepto para referirnos al ruido que genera o su potencia. Lo cierto es que realizan su función perfectamente y su diseño base original, de 1977, apenas ha variado hoy día. Además, esta historia se cruza, como muchas otras relacionadas con Apple, con la empresa Atari.

Cuando la placa base del Apple II ya estaba terminada, era el momento de pensar en una carcasa. Por supuesto, no podía ser una cualquiera estando Jobs detrás del proyecto. Así que tenía que ser práctica y bonita a la vez. Después de que Jobs descartara varios modelos (en esta fase Wozniak apenas intervino, sólo le importaba la electrónica), que por cierto todos eran metálicos, por fin encontró a la persona que podía llevar a cabo el proyecto. Esa persona era Jerry Manock. Los dos Steves conocieron a Manock en sus múltiples y provechosas visitas al famoso Home Brew Computer Club. Llegaron a un acuerdo con él para fabricar una carcasa para el Apple II por la cantidad de 1.800$ de la época (1977). La diferencia respecto a otras, era que estaría hecha íntegramente de plástico (de hecho es la primera carcasa de plástico de ordenador de la historia), lo cual era toda una revolución ya que todas las otras carcasas de ordenador estaban fabricadas en metal (el plástico se suponía que era demasiado vulnerable al calor). Finalmente Manock entregó a Jobs y Wozniak la carcasa con el diseño que todos conocemos y que puedes ver en la siguiente imagen:
Figura 1. Diseño de la carcasa del Apple II. Fuente.

Tenemos que recordar que por aquella época los ordenadores no tenían el diseño amigable que conocemos hoy día. Los fabricantes no ponían atención en los aspectos estéticos o visuales ya que se suponía que el cliente que compraba ordenadores era personal muy especializado al cual no le importaba demasiado estas características. En cambio, todo cambió con el Apple II y fue de hecho toda una revolución. No se veían tornillos ni circuitería, parecía una máquina de escribir (con un teclado similar), no era muy grande y además era lo suficientemente amigable como para ponerlo encima de una mesa sin asustar a nadie.

Es posible que os estéis preguntando por qué se diseño antes la caja del ordenador que la fuente de alimentación y esa es una buena pregunta porque ocurrió exactamente así. Una vez ya tenían preparada la carcasa había que diseñar una fuente de alimentación que primero, encajara dentro del espacio reservado para ella (esto es importante ya que no querían que la fuente fuera un aparato externo como ocurría en la mayoría de los casos) y segundo, no emitiera demasiado calor o podría dañar la placa base. Esto no sería demasiado complicado si no fuera porque además querían (sobre todo Jobs) que el nuevo Apple II no llevara ventilador para evitar ruidos y sobre todo porque tendrían que cambiar el diseño final.


Figura 2. Foto reciente de Steve Wozniak y Rod Holt. Fuente.

Buscando alguien que pudiera diseñar una fuente de alimentación con dichas características (tarea nada fácil), Steve Jobs fue a preguntar a sus antiguos compañeros en la empresa Atari, donde todos sabemos que estuvo trabajando durante una época. Le preguntó a unos de los jefes técnicos llamado Al Acorn (creador del famoso Pong) si conocía a alguien que fuera capaz de fabricar dicha maravilla de la ingeniería. Este le dijo que sí, que un tal Rod Holt les podría ayudar con el diseño de la fuente de alimentación.


Figura 3. Esquema de la fuente de alimentación diseñada por Rod Holt. Fuente.

Así que Rod se puso manos a la obra y fabricó lo que hoy llamamos fuente de alimentación conmutada. Por supuesto, cumpliendo todos los requisitos: sin ventilador,  lo suficientemente pequeña para que entrara en la carcasa diseñada por Manock, no creaba interferencias con otros aparatos (algo muy común por aquella época) y proveía de 38w de potencia con 5,12,-5 y -12 voltios (poco ha cambiado hoy día). Realmente Rod Holt no inventó desde cero la fuente de alimentación conmutada. De hecho existía una patente justo un año antes, 1976 de Magnus Carl Wilhem. Pero es cierto que los cambios y mejoras que aportó Rod Holt al diseño original de Magnus Carl fueron suficientes como para darle nombre a una nueva patenta (Patente #4,130,862) así como el reconocimiento futuro a su obra.


Figura 4. Vista de la fuente de alimentación conmutada del Apple II. Fuente.

Finalmente Rod Holt se incorporó a Apple (parece que no fue fácil contratarlo, de hecho en el fantástico libro "The Little Kingdom" comentan que fue engañado por Jobs) como "Chief Engineer and Vice President of Engineering" durante el reino del Apple II, convirtiéndose en el quinto empleado de la historia de Apple. Finalmente fue "invitado a irse" después de seis años trabajando en Apple, al parecer no se llevaba bien con algunos de los nuevos jefes que se incorporaron al crecer la empresa. Gracias a él y su invento, hoy día tenemos ordenadores más pequeños, menos pesados, menos ruidosos y más eficientes en cuestiones energéticas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

Proteger tu cuenta de Google y de Gmail con Latch Cloud TOTP #Latch #Gmail #Google

La semana pasada se liberó la nueva versión de Latch y nuestro compañero Chema Alonso hizo un repaso de todo ello en su artículo Latch ...

Otras historias relacionadas

Entradas populares