Menú principal

sábado, 1 de diciembre de 2012

Un prisionero introduce un iPhone y su cargador dentro de una cárcel de Escocia ocultándolos en su cavidad anal...

La historia tiene tintes de película del gran Quentim Tarantino. Un prisionero de la cárcel del Castillo Huntly, cerca de la ciudad de Dundee en Escocia fue descubierto con un iPhone detrás de los barrotes, algo que está totalmente prohibido por las normas de la institución penitenciaria. El preso, por nombre Hughes y de 25 años de edad, y con una largo historial de delitos por los que está confinado en la institución penitenciaria, admitió que había introducido el iPhone y el cargador del mismo escondiéndolos en su ano.

Figura 1: Prisión del Castillo de Huntly

No conocemos las medidas exactas del tamaño de Hughes, pero en cualquier caso ocultar un iPhone y su cargador en el ano puede ir de los extremadamente doloroso a lo incómodamente desagradable. Entendemos que para Hughes merecía la pena el esfuerzo.

4 comentarios:

  1. A este se le cayo el jabon un par de veces

    ResponderEliminar
  2. Se me viene a la memoria el famoso Back Orifice :)

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Apple fanboy detected.Eperemos que en esta navidad su familia no le regale un ipad.

    ResponderEliminar

Artículos relacionados

Otras historias relacionadas

Entradas populares