Menú principal

sábado, 22 de octubre de 2011

Evita ataques WiFi cuando navegues a través de tu iPhone

Figura 1: Compartir Internet
activado para USB y WiFi
El uso del servicio tethering de iPhone, que permite compartir fácilmente la conexión a Internet con otros dispositivos, es genial cuando estamos desplazados fuera de nuestras redes de conexión habituales. Así, como ya vimos, podíamos utilizarlo en el verano y optimizar el consumo de ancho de banda para ir más rápido y gastar menos datos jugando con el valor del USER-AGENT del navegador.

Sin embargo, el servicio en iPhone se activa tan fácilmente - basta con dar con el dedito a Compartir Internet - que a veces nos olvidamos de configurarlo para estar tranquilos y nuestra conexión va mal por culpa de atacantes externos.

El servicio de Compartir Internet se puede configurar para que iPhone permita conexiones entrantes por las interfaces BlueTooh, WiFi y USB, lo que hace que cualquier usuario que tenga acceso a una de ellas pueda intentar conectarse.

Así, si tenemos activada la conexión WiFi, en el mismo momento en que utilicemos la opción de Compartir Internet, nuestro dispositivo va a crear un AP WiFi con el nombre de nuestro dispositivo y una contraseña sugerida.

Esta conexión será una red WPA2-PSK, tal y como se puede ver en la imagen, lo que debería evitar que atacantes esporádicos intentaran conectarse a ella pero... esto no va a ser así, y si estamos en un sitio con bastante gente, los amantes del Wardriving van a intentar atacar nuestra red... seguro.

Figura 2: Red WiFi creada por el terminal iPhone que comparte Internet

Esto pasará exactamente igual - aunque en menor medida - con las conexiones BlueTooh. Evidéntemente, si no tienes el cable de conexión USB al equipo puedes utilizar la conexión compartida a Internet vía WiFi o vía BlueTooh pero... si se dan las condicionantes de que:

a) Tienes el cable de conexión al equipo.
b) Vas a conectarte tú solito.

Entonces te recomendamos que ANTES de Compartir Internet te asegures de que la conexión WiFi y la conexión BlueTooth de tu iPhone están apagadas, y si quieres estar más aislado, no te olvides de apagar la WiFi de tu Mac tampoco. De esta forma evitarás cualquier molestia que pueda suponer un atacante enviando paquetes a tu iPhone, que este va a tener que procesar o y evitar cualquier atracción sobre tí de un mal "vecino de ubicación".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Artículos relacionados

Otras historias relacionadas

Entradas populares