Menú principal

martes, 12 de abril de 2011

Mi SIM para mi iPad: Por las buenas o por las malas...

Es una lástima adquirir un iPad y gastarte unos eurillos en un dispositivo como éste y no poder utilizar una SIM normal para su disfrute. Quizá para algunos, especialmente para aquellos que tienen la línea de datos pagada por la empresas, sea más interesante adquirir un dispositivo con conexión WiFi solamente y después hacer el puente a través de la conexión móvil del dispositivo.

Sin embargo, para los amigos de las soluciones a lo MacGyver [Reparar el MagSafe, Convertir un PC en Mac], hoy se propone una solución "casera" e "innovadora", en la que seguro que muchos de vosotros habéis pensado con anterioridad, pero no os atrevisteis a realizar la operación - a nosotros nos pasó justo esto -.

Un británico se ha atrevido por todos nosotros a realizar la ‘operación de cirugía’ a la SIM. Este hombre, de nombre John Benson, explicaba lo siguiente: ‘Esta mañana, recibí mi nuevo y brillante iPad 3G 64 GB. El único problema fue que tenía la MicroSim de AT&T y hasta el momento no existe la compañía en el Reino Unido’. A la pregunta de "¿Cuál es la solución?" John comentó lo siguiente "es sencillo, obtener una tabla de cortar, un cuchillo de carnicero y un par de sencillas tijeras".

Tras esta introducción acerca del tema, que puede ser desconocido por muchas personas, ya que me encontré con varios usuarios de iPhone que pensaban que en iPad se utilizaba la misma MicroSIM, vamos con el how to be McGyver con la SIM para tu iPad.

Procedimiento de corte
Ingredientes: Paciencia, utensilios y fe en tu habilidad

En primer lugar, se comparará la MicroSIM con la SIM. Lo importante es cuadrar que el chip de ambas se solapen y se puede observar como lo único que se deberá eliminar es el plástico sobrante de la sim, porque electrónicamente la MicroSim y la SIM son iguales. Tras esta somera pero fundamental explicación vamos a ponernos manos a la obra con el procedimiento.

Una vez que se ha procedido a alinear el contacto del chip entre la MicroSIM y la sim, hay que buscar el centro de dos líneas, para cuadrar correctamente las 2 SIM. Para cuadrarlas, mejor utilizar las 2 líneas de la parte superior de ambas tarjetas. A continuación con el cuchillo se deberá marcar una línea de corte, para después cortar con la tijera.

Tras realizar esta operación tanto en vertical como en horizontal, se debe ir cortando con cuidado el plástico, y siempre el plástico de la tarjetas sim. La tarjeta SIM debe quedar con la misma altura de la MicroSIM, esto es necesario para poder ver que se alineará dentro del dispositivo iPad.

Ahora hay que recortar para que coja la misma forma que la MicroSIM, repetir el proceso con el cuchillo y las tijeras, y con mucho cuidado cortar el plástico por el límite del chip, y recortar también la esquina para que coja la misma forma que la MicroSIM, como se puede ver en la imagen de la dercha.

El resultado final de estas peligrosas maniobras no aptas para hombres de corazón débil o manos temblorosas, se habrá llegado al crucial momento de comprobar si no te has cargado la SIM y tienes que solicitar una nueva con una de las siguientes excusas: No sé que ha pasado, he perdido mi tarjeta cuando cambié la batería, he perdido el teléfono.

Si lo has conseguido hacer bien, el resultado será satisfactorio y, como se puede observar en la siguiente imagen, encajará perfectamente en la bandeja de la MicroSIM que viene con iPad.


Por último recordad a los niños que no deben realizar estas pruebas en casa sin el consentimiento de un adulto, y a los adultos que no hagan esto si no han sido, por lo menos, capaces de terminar el cubo de Rubik alguna vez en su vida, que algunos somos muy manazas... que no manzanas. Puedes ver el proceso completo, con todos los delicados cortes, en la web de John Benson.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Artículos relacionados

Otras historias relacionadas

Entradas populares