Menú principal

miércoles, 8 de junio de 2011

Construyendo un Sandy Bridge Hackintosh (Parte I)

======================================================================
- Construyendo un Sandy Bridge Hackintosh (Parte I)
- Construyendo un Sandy Bridge Hackintosh (Parte II)
- Construyendo un Sandy Bridge Hackintosh (Parte III)
======================================================================

Chris Bidmead en Reghardware publicó un artículo muy interesante sobre Cómo construir un Hackintosh con Sandy Bridge instalando en él un Mac OS X  Snow Leopard y hemos pensado que tener una versión de ese artículo haría las delicias de más de un McGyver. Montarse un Hackintosh propio, con las manos, no es por no comprarse un Mac de Apple, ni por ninguna clase de fobia rara, sino por el único placer de poder hacerlo. De hecho, si hay algo que es especialmente impresionante e indiscutible para casi todo el mundo, es la calidad y el mimo que pone Apple en la elección del hardware. En este artículo vamos a ver cómo montar un Hackintosh con arquitectura Sandy Bridge, aquella que dio tantos problemas con el Turbo Boost a los MacBook y que tuvieron que parchear en el firmware para evitar los errores raros en el arranque.

Construyendo un Hackintosh con Sandy Bridge Parte I

Los Mac de hoy en día utilizan componentes estándar de tipo Intel. Una diferencia clave con Windows es que Mac OS X carga a través de un mecanismo de arranque llamado EFI (Extensible Firmware Interface). ¿Algún brebaje oscuro de Apple? Ni mucho menos. EFI, ahora oficialmente llamada UEFI, la U significa Universal, es un estándar abierto, originalmente ideado por Intel como un reemplazo del viejo sistema de arranque BIOS.

A diferencia de la BIOS de 16 bits, EFI puede ser de 32 o 64 bit, y es mucho más flexible. En particular, con el hardware adecuado, se puede ajustar EFI para persuadir al instalador de Mac OS X de que es la instalación en un Mac. Un equipo genérico de Intel en el que se está ejecutando el sistema operativo Mac OS que se conoce como un “Hackintosh” se ve a continuación.

Figura 1: Hackintosh corriendo Mac OS X

Entonces, ¿qué se necesita para este hacking?

Los pioneros en el mundo del Hackintosh tenían que hackear el sistema operativo Mac OS oficial. En estos días es más fácil: simplemente compra el disco de instalación de Mac OS X Snow Leopard desde el Apple Store, y confía en EFI para configurar el entorno de hardware e instalar las kexts necesarias.

Kexts o extensiones del kernel, son equivalentes en el mundo de Mac a los drivers de Windows. Se conectan internamente con el kernel del sistema operativo - es decir, el centro de procesamiento del sistema operativo -, para permitirle manejar los componentes hardware, tales como el puerto Ethernet, el subsistema de sonido, etcétera.

Las comunidades Open Source se han convertido en muy buenos desarrolladores de ajustes y modificaciones tanto EFI como de kext para hacer que Mac OS X se sienta como en casa con una amplia variedad de hardware. Recientemente estos programadores se han sumado a otros que se han fijado la tarea de presentar todo esto para el usuario final en envases amigables, es decir, que no den problemas.

En pocas palabras: hoy en día es muy fácil crear su propio Hackintosh, o adaptar el hardware existente para ejecutar la última versión de Mac OS X - hasta día de hoy - , Snow Leopard.

La arquitectura Sandy Bridge 

Para hacer el reto un poco más interesante, elegí una de las tecnologías más recientes en los procesadores Intel, la arquitectura Sandy Bridge. La instalación estándar de Snow Leopard no corre sobre Sandy Bridge, pero los equipos más modernos de Apple sí, por lo que me pareció una buena apuesta de futuro esta tecnología, si puedo hacerla funcionar en el presente.

Elegí como placa base una microATX de Intel DH67GD con una CPU a 2,8 GHz con micro Core i7-2600S, un procesador de la gama alta con 8 MB de memoria caché. El formato microATX sugiere una pequeña máquina de escritorio, así que utilicé una antigua carcasa de un Celeron, pero cambiando la fuente de alimentación por una de 500W OCZ500SXS de unos merecidos 56 €, ya que las fuentes baratas fallan y es tedioso tener que reemplazarlas.

Como unidad de arranque instalé un Kingston de estado sólido SSDNow 100 V+ con 128 GB. Rápido, sí, pero el punto clave por el que compré un disco SSD es que cuando fallan - como hacen todos los discos alguna vez - lo hacen en modo read-only. Si esto pasa, simplemente compras un nuevo disco SSD y clonas las particiones de uno a otro. El software que hace esto incluso viene con el disco.

Figura 2: Un vistazo a la placa base

Pensé que un procesador de 64 bits merecía 16 GB de memoria RAM, que es el máximo para los cuatro slots de memoria que hay en la placa base, que fueron llenados con cuatro pastillas de memoria RAM de la nada decisiva memoria PC3-10600 con tecnología DDR-3.

Al igual que con los discos duros, la interfaz de la unidad de disco óptica debe ser SATA, no la obsoleta Paralell ATA, que Snow Leopard no reconoce en la instalación.

El i7-2600S tiene la tarjeta gráfica integrada, pero el disco de instalación estándar de Snow Leopard no incluye kexts para ello, así que hay que añadir una tarjeta gráfica al equipo. La gama media de ATI Radeon HD 5770 series ofrece potencia suficiente para mi uso - probé con el HIS Radeon HD 5770 y Radeon HD 5770. Cada una de estas resultó ser reconocida por Snow Leopard, dando como resolución máxima de 1680 x 1050 cunado actualicé a Mac OS X Snow Leopard 10.6.7 -.

======================================================================
- Construyendo un Sandy Bridge Hackintosh (Parte I)
- Construyendo un Sandy Bridge Hackintosh (Parte II)
- Construyendo un Sandy Bridge Hackintosh (Parte III)
======================================================================

1 comentario:

  1. Guapísimo! Cuando tenga pesetos, me hago dos! :_D Menudo maquinón. ^^

    ResponderEliminar

Artículos relacionados

Otras historias relacionadas

Entradas populares